La leyenda de cordillera de la Viuda



La cordillera de La Viuda

Este compacto grupo de macizos esta ubicado al norte de la carretera que une la ciudad de Lima con el centro minero de La Oroya. Aunque cerca de Lima las visitas de grupos extranjeros es casi nula, siendo todo lo contrario lo que ocurre con entusiastas grupos de montañistas peruanos, quienes fueron los principales responsables de las aperturas en esta cordillera entre los años 50 y 60. Actualmente la zona es frecuentada los dias de fiesta en incluso comienza a ser visitada por turistas, excursinistas, montañeros etc, de otros paises.

Estos picos de nieve y hielo poseen glaciares de pequeñas dimensiones, y no exceden de los 5500 mts. Aunque no son de gran dificultad, son unos picos muy interesantes y de fácil acceso, hay carreteras y caminos que permiten el ingreso al área, la que esta cubierta de numerosas lagunas. La principal montaña es el Rajuntay, situado al norte del paso de Ticlio y fue escalado, por primera ves en 1944 por el matrimonio Marmilod..

Leyenda de la
Cordillera de la Viuda


Mito recogido por Pedro Villar Córdova, en 1925, en las serranías de los ríos Chillón y Chancay, de boca de dos ancianos de Cullhuay, apellidados Cajavilca y Carhuayali. En esta leyenda intervienen tres divinidades: Wa-kón (waka kón), como una divinidad malévola; Pachakamaq como esposo y padre; y Pachamama como esposa y madre de los mellizos Willka (Sol y Luna).

El Dios del Cielo "Pacha-Kamac", esposo de la diosa de la Tierra, "Pacha-Mama", engendró dos hijos gemelos, varón y mujer, llamados "Willkas". Poco depuse el Dios "Pacha-Kamac" murió ahogado en el mar de Lurín y se encantó convirtiéndose en una isla; por este hecho quedó viuda la diosa "Pacha-Mama".
Cuentan que durante este tiempo la tierra permaneció en absoluta oscuridad y "Pacha-Mama" en su intento de buscar ayuda y protección para sus hijos llega hasta el valle del río Chillón. Tras una larga caminata llega hasta el río Cullhuay y se encuentra con el dios maligno "Wa-Kón".
Mientras los "Willcas" se demoraban en una puquio, el antropófago Dios "Wa-Kón" trata de seducir a la diosa "Pacha Mama" pero esta se resiste, al fallar en su intento, "Wa-Kón" devora a la diosa.
Los gemelos escapan, en su huida son ayudados por varios animales, Wa-Kón es aconsejado por el "zorrillo" para así capturar a los gemelos, es así que el "Wa-Kón" sube al cerro sin saber que allí la "Zorrillo" le había puesto una trampa: comenzó a entonar una canción convenida con débil y angustiosa voz llamando a los "Willcas" como madre cariñosa; y en un descuido el "Wa-Kón" piso la piedra fatal de la trampa que le habían preparado y rueda al abismo, cayendo a la laguna "Chuchún", su muerte genera un gran terremoto.
Mientras se hunde "Wa-Kon" arroja el cuerpo de "Pacha-Mama" quedando encantada en aquel cerro cubierto de nieves perpetuas, como un blanco sudario, que hasta ahora recibe el nombre de "La Viuda".
Pachakamaq trasmitió a la diosa Pacha-Mama la facultad generadora, desde la cumbre del nevado, por ella, el dios del cielo envía las lluvias, fertilizando la tierra haciendo que broten las plantas; por ella, los animales nacen y crecen para servir de sustento al hombre.
Con el reinado de los "Willcas" transformados en los semidioses: el Sol y la Luna, triunfó la luz y fue vencido para siempre el dios de la noche, el "Wa-Kón", vengándose de esta manera la muerte de la diosa "Pacha-Mama".
Los animales que ayudaron a los gemelos a combatir a Wa-Kón también quedarían petrificados por toda la eternidad.
Si hoy en día visitamos la Cordillera de la Viuda; todavía es posible observarlos petrificados como símbolos de dualidad entre dios, la naturaleza y los hombres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada